"La Mejor Opción Informativa y Cultural"  


Judiciales
02 de Septiembre de 2016
Departamento Cruz del Eje. Cruz del Eje

Absolvieron a la mujer que ahorcó a su marido y lo enterró

La Cámara Criminal de Cruz del Eje con jurados populares, por unanimidad, resolvió legítima defensa. Marcando un precedente, bajo la premisa de “tener perspectiva de género”, el asesor letrado Juan Illía exigió que la Justicia cumpla sus obligaciones.

Gladys Correa con su defensor Juan Illía
La Cámara Criminal de Cruz del Eje, juntamente con ocho jurados populares resolvieron, en relación a la causa contra Gladys Edith Correa (52) imputada de homicidio calificado por el vínculo contra su esposo Juan Carlos Medina (61): “El Tribunal, por unanimidad resuelve: absolver a Gladys Edith Correa, por el hecho intimado en la audiencia de debate, tipificado como homicidio calificado, sin costas, ordenándose su inmediata libertad”.
Al retirarse los vocales, luego de la lectura de la sentencia absolutoria a media tarde del miércoles pasado luego de una agotadora jornada, un silencio total reinó en la sala de audiencias, solo quebrado por el sonido de las esposas que se abrían en las muñecas de la mujer, liberándola.                                           Fue el epílogo del juicio a Gladys Correa que semanas atrás ingresaba al mismo lugar como cruel victimaria, acusada del brutal crimen contra su marido - que había confesado en dos oportunidades- y salió por la puerta como víctima y libre.
El hielo pareció quebrarse al retirarse las mujeres que integraban el jurado popular que, de a una, tocaron las manos o abrazaron a Correa en silencio.
Pero estos instantes conmovedores finales, tienen una historia cruenta de violencia y muerte a sus espaldas que se remontan a 2014, que pueden marcar por su trascendencia jurídica y social un antes y un después en el tratamiento de este tipo de causas.
Los hechos
El drama se desató cuándo se descubrió el cuerpo sin vida del ex -guardiacárcel Juan Carlos Medina enterrado en los fondos de la vivienda familiar, donde convivía con su esposa Gladys Edith Correa el 20 de noviembre de 2014, en la localidad de Santa María de Punilla.
La mujer había denunciado su desaparición 51 días atrás y al final las investigaciones llevaron a Policía Judicial y Bomberos a buscar el cuerpo en el lugar. Tenía un cinturón, una tela y un pañuelo en el cuello y la autopsia dictaminó que había muerto por ahorcamiento.
Correa, práctica en albañilería, había construido un sendero rectangular de ladrillos y cemento, tapando todo.
Detenida, la fiscalía de Cosquín a cargo de Martín Bertone comenzó la instrucción de la causa y terminó confesando el crimen, ya por entonces esgrimió la violencia del hombre y los malos tratos como defensa.
“Perspectiva de género”
La Cámara Criminal y Correccional estuvo integrada por Ángel Andreu, Ricardo Py y Adriana Espeche, esta última jueza de Ejecución Penal como subrogante.                            Desfilaron numerosos testigos donde la defensa ejercida por el asesor letrado Juan Martín Illía, fue sumando puntos para el alegato final, en relación a la personalidad violenta del ex - guardiacárcel Medina.
El primer alegato  se concretó por la fiscal de Cámara Haydeé Gersicich. La funcionaria puntualizó que “no existe la legítima defensa, hubo premeditación de Correa, ningún atenuante”. Comentando la mirada desafiante de la acusada.
Realizó una estudiada radiografía de la personalidad de la mujer, apuntando los antecedentes “esquizoides de las pericias”. ¿Por qué no contó lo que le pasó?, se preguntó la fiscal, “solo mintió, una real tarea de mentiras”.
Solicitó prisión perpetua para Correa, con la aclaración que en caso de haber atenuantes solicitaba 12 años de prisión-.
A estas alturas el vocal Ángel Andreu determinó que “se ha producido una mutación del hecho” ofreciendo si las partes querían continuar el debate.
La audiencia final dio pasó a la abogada Natalia Saad, querellante por familiares del hombre muerto, que adhirió a la posición de la fiscal de Cámara en su alegato.
La defensa
El asesor letrado Juan Illía fue el centro de la atención y aclaró desde su comienzo en los alegatos “tener perspectiva de género”, fustigando duramente tanto a la instrucción de la causa, como el accionar de la justicia en el caso de su defendida, “ha sufrido un trato humillante por el sexo de mano de su marido. Esto se trata de violencia de género”, afirmó.
Illía disparó “Ha sido una ofensa a la dignidad humana, se trata sin dudas de una muerte por violencia de género”, detallando como antecedente las denuncias al respecto en Violencia de Familia en los tribunales de Cosquín, “acudió a la justicia y la justicia no hizo nada”, remarcó. 
Illía, en una apasionada exposición, remarcó la necesidad de incluir en los debates para estos casos, “las disposiciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que varias veces reprochó a nuestro país y que forman parte de nuestra Constitución”
Afirmó que un símbolo de la agresión de Medina era su arma en la mano siempre, “una presión insostenible por 16 años de matrimonio”. 
El asesor letrado afirmó que “se le ha negado a la verdadera víctima todo, por parte de la justicia. Es absolutamente necesario se cambie la óptica vieja, terminar de una vez por todas las relaciones desiguales con la mujer, reitero que la justicia debe tener perspectiva de género”.
Como broche de su alegato solicitó la absolución de Correa, por ser víctima de violencia de género y en legítima defensa justificante. Así ocurrió, tres camaristas del crimen y ocho jurados populares, por unanimidad, así lo entendió.
Cambiar
“En la óptica de los tribunales por estos casos estamos en medio del río. Esto puede ser polémico para las antiguas formas, pero es necesario incluir los problemas sociales, por la gente y nuestras obligaciones. Lo importante es decirlo como corresponde: la perspectiva de género es vital”. Juan Martín Illía.
Personalidad
Juan Martín Illía (46) es asesor letrado de los Tribunales de Cruz del Eje desde 2015. Abogado recibido en la Universidad Nacional de Córdoba y Licenciado en Ciencias Políticas, en la Universidad Católica. Ingresó al Poder Judicial de Córdoba en 1993. Es nieto del ex presidente Arturo Illía.

Cámara y jurados por unanimidad




 ADHIEREN A
 LETRA VIVA

Alberto Blas Marconi
Aldo Giovannoni


ABOGADOS


M.T de Alvear 95

8º piso “B”

5000- CORDOBA
(0351) 153-180002
(0351) 156-802909

------------------

ESTUDIO JURÍDICO
RICARDO AGOST
San Lorenzo 105- PA
LA FALDA
(03548) 156-35828



© Letra Viva 2007
Todos los derechos reservados - Prohibida su reproducción total o parcial