"La Mejor Opción Informativa y Cultural"  


Judiciales
06 de Abril de 2016
Departamento Ischilín. Deán Funes

Deán Funes: Absolvieron a los cantineros acusados de ingresar droga al penal de Cruz del Eje

Rodrigo Tolosa Sormani y Miguel Torino recuperaron la libertad, luego de dos años de prisión preventiva en Bouwer. Para el fiscal de Cámara Hernán Funes “la acusación no puede procesar”, apelando a la duda.

En un clima tenso, que produjo novedades y sorpresas a cada paso en el desenlace de la causa, la Cámara Criminal y Correccional de Deán Funes celebró la audiencia final de alegatos y fallo, en el juicio que tuvo como imputados y protagonistas a Rodrigo Sebastián Tolosa Sormani (37) y Miguel Ángel Torino (57) - como coautor - de “entrega de estupefacientes a título oneroso agravado en grado de tentativa” a reclusos de la Unidad Carcelaria 2 de Cruz del Eje. Tolosa Sormani también estaba acusado de “tenencia de arma de fuego de uso civil”.
La Cámara resolvió absolver a los dos hombres de la causa de estupefacientes, decisión que se disparó ante la decisión del fiscal de Cámara Hernán Funes de no acusarlos de delito alguno en su alegato en el marco de la duda, considerando “la acusación no puede procesar”.
La absolución solo fue parcial puntualmente para Tolosa Sormani, al que aplicaron la pena “atenuada” de cuatro meses condicional por la tenencia de arma civil. Esa pena se dio por cumplida considerando que los absueltos permanecieron detenidos en la cárcel de Bouwer por dos años, ante la peligrosidad procesal decretada.
El cuerpo estuvo integrado por los camaristas Horacio Ruiz (como presidente), Juan Carlos Serafini y Juan Abraham Elías, secretaría María Cristina Pozolli.                                                   
Carta de triunfo
La decisión del fiscal de Cámara Hernán Funes, a la hora del debate, de no acusar a los dos cantineros de la Unidad Carcelaria 2 Ángel Abregú de Cruz del Eje, por los hechos del ocho de marzo de 2014 fueron decisorios del fallo en este juicio.
En esa fecha se acusó a Tolosa Sormani y Tolosa, cantineros en el penal, de introducir marihuana en cuatro sándwichs de milanesa y un pote de crema corporal. El primero perteneciente a una poderosa familia política de la ciudad y, el segundo, se desempeñaba como presidente del Tribunal de Cuentas municipal: un insoslayable escándalo social.
Funes, en sus fundamentos de duda para no acusar, determinó que si bien “al principio todo parecía cerrar”, su estudio profundo de la causa evaluó que las declaraciones del interno Leandro Barrera “no eran firmes”. Además de apuntar que el operativo de narcotráfico con perros en la panadería “la Higiénica” de la familia Tolosa Sormani, que arrojó restos de marihuana, “lo efectuaron un mes y medio después de los hechos”. Además evaluó negativamente otras circunstancias procesales.
Esto dio pie al Carlos Hairabedian y Sebastián Becerra Ferrer, defensores de Tolosa Sormani, con la carta de triunfo bajo el brazo, a cumplir la formalidad del alegato.
“No hay acusación, no hay defensa: el fiscal planteó la duda, nosotros la certeza negativa”, sentenció Hairabedian. Distendido, recomendó a los camaristas “entender” el rol del abogado penalista, citó a autores franceses, al papa Francisco y calificó a los ruidos en la sala de audiencias de “tormenta auditiva, es un clima de desasosiego”.
El penalista hizo hincapié de un acto de reivindicación para los absueltos, recriminando los dos años que permanecieron detenidos.
Defensor sorpresa
La presencia del abogado Carlos Edgar Bagnarelli en la sala de audiencias, en calidad de defensor de Miguel Ángel Torino, asombró a más de uno.
En su alegato fustigó el accionar del “Ministerio Público de Cruz del Eje”, en relación a la detención sufrida de su defendido por dos años. Y, curiosamente, disparó “lo he vivido en carne propia”, en directa alusión a causas judiciales que lo tienen como protagonista.
Como frutilla de la torta estaba a una distancia de un metro y medio del fiscal de Cámara Hernán Funes. El funcionario judicial fue director investigativo en dos causas elevadas a juicio donde Bagnarelli está como principal imputado, incluso ordenó detener al letrado, que estuvo alojado en la Unidad Carcelaria 2 y Bouwer durante dos períodos de ocho meses cada uno.

 ADHIEREN A
 LETRA VIVA

Alberto Blas Marconi
Aldo Giovannoni


ABOGADOS


M.T de Alvear 95

8º piso “B”

5000- CORDOBA
(0351) 153-180002
(0351) 156-802909

------------------

ESTUDIO JURÍDICO
RICARDO AGOST
San Lorenzo 105- PA
LA FALDA
(03548) 156-35828



© Letra Viva 2007
Todos los derechos reservados - Prohibida su reproducción total o parcial