"La Mejor Opción Informativa y Cultural"  


Sociedad
26 de Marzo de 2016
Departamento Punilla. La Cumbre

Los poemas otoñales de Héctor Rolotti

Nuestro amigo no cesa en su empeño de reflejar en sus palabras lo cotidiano de su camino poético. Trabajador incansable del pensamiento nos enternece, nos conmociona y nos interna en su pródiga creatividad, en generoso intento de compartir.

Boca loca derrotero. De remansos, sin ser amados, viento sin descanso, dime dónde va la tarde, desde un espacio. Infinito. Musitando en mis ojos vas marcando mi destino. Suena entre pinos y abetos. Vuelos de soledad, inasible, renuevo de sol errante. Viento dime un instante donde llevas mis nostalgias, viaje de tantos días dime dónde va la noche, que no puedo escucharla con tus gritos, delirantes?
--
Trenza, sobre trenza de sal y lodo, vibra tu pelo salvaje, sobre el faro que roba tu mirada. Frenesí de puertos, lejana juventud que acecha siempre, lecho extasiado de caracolas sueltas. Deja que se encierre mi piel sobre tu piel y espera el crepúsculo errante, ahora he decidido llamar a ese recuerdo como una ternura que salva el corazón. Y no intenten que ese golpe de sal, derribe mis puertas, en los meandros de un largo abrazo alcanzo los tallos que fijan mi esperanza.
--
Tienes la calidez y la nostalgia de las estrellas del norte, luz de Islandia al mediodía, sombras de sueños, vagan rendidas a mi destino de esclavo. Ya casi se vence el solsticio de primavera y llegas con los brazos abiertos, en ramos de cerezos a golpear mi renacer desde el oscuro llanto, esa actitud de puente hacia otros días, ese estremecer de pájaros cansados. Estoy seguro que conoces mis momentos de soledad, taciturno paisaje que viene desde lejos y descubres con tu mirada lo que nadie percibe. Hombre presente viajo a tu piélago como lo hice siempre.
--
Germen que contiene el traslado de las noches, se obstina en proteger los hitos de la vida, para no inclinar. La cabeza, para no engrillar el presente, para dejar en otros labios la conciencia vital del amor. Ahora que florecen las glicinas, y nada se marchita. Gratitud del surco, donde no transita la tormenta, imposible salir. De fiesta sin los colores de los fuertes, alinear el andar en los huecos del aliento, porque la pradera, el mar, los montes transmiten nuestras huellas y el universo no se convierta en un viaje estéril.
Héctor Rolotti, 26 de marzo 2016, La Cumbre, Pcia. de Córdoba.

 ADHIEREN A
 LETRA VIVA

Alberto Blas Marconi
Aldo Giovannoni


ABOGADOS


M.T de Alvear 95

8º piso “B”

5000- CORDOBA
(0351) 153-180002
(0351) 156-802909

------------------

ESTUDIO JURÍDICO
RICARDO AGOST
San Lorenzo 105- PA
LA FALDA
(03548) 156-35828



© Letra Viva 2007
Todos los derechos reservados - Prohibida su reproducción total o parcial