"La Mejor Opción Informativa y Cultural"  


José Hernández. Periodista. (*)
03 de Junio de 2007

Cabalgando en el recuerdo

Quizá un dí­a se cierren las puertas de la plaza. No importará. La ciudad se poblará cada enero como siempre y en cada esquina sonará una guitarra, cantará una voz y un poema cautivará el aire, se lo llevará el viento y anunciará que Cosquí­n sigue vivo.


"Con el alma vibrando como la cuerda de la última guitarra que clausura la noche. Aquella guitarra nacional y estrellera, que acaricia el sueño de todos los vecindarios y de todos los cielos"
.

Los versos de César Perdiguero parecen resonar en cada calle, en cada rincón en este Cosquí­n que nos hechiza cada enero y nos atrapa amanecer tras amanecer, en el perdido intento de que la noche sea eterna.

Porque Cosquí­n es un sentimiento, una pasión que nos embruja por nueve lunas y nos hace suyos de por vida, irremediablemente suyos. Toma forma de brillante escenario, se escapa por las calles y la ciudad toda es una gigante guitarra de mil sonidos, que resuena diferente en cada rincón, y nosotros", nosotros corremos tras ella en el vano intento de hacerla nuestra. Entonces regresamos año tras año y el hechizo nos atrapa, en un sutil juego sin fin y sin destino, eternos prisioneros de sus encantos.

Porque Cosquí­n en enero es el refugio de la bohemia perdida, donde reinan los sueños de los hombres, donde el corazón late diferente, el emporio de las pasiones escondidas que sin pudor se liberan en el reflejo de los fogones, en cada poema, en cada canción, dando rienda suelta a la fantasí­a de que somos libres.

El humo de los fogones, mil guitarras que resuenan, las voces de América toda, el calor del vino que invade las entrañas, el sol que calcina y el rí­o que invita tentador. Es beberse la vida de un solo trago... mirarla a los ojos, tomarla de la mano y atravesar el puente carretero, enamorado.

Sobreviviente de tormentas

El Festival Nacional de Folklore, que este año cumplió su 47º edición, es un auténtico sobreviviente de mil tormentas y, como un fenómeno popular, olvidó a los hombres que lo gestaron y tomó vuelo propio. No hay poder que lo domine, ni manea que lo sofrene.

Mucha agua ha corrido bajo el puente Hernán Figueroa Reyes, desde aquél 26 de agosto de 1960, cuando un grupo de pioneros formó la Comisión Municipal de Turismo y Fomento y junto al Ateneo Folklórico lanzaron el primer festival del 21 al 29 de enero de l961.
Fue entonces que nació el grito emblemático que hizo estremecer al paí­s: "!Aquí­. Cosquí­n!". Único, inigualable, irrepetible, grabado a fuego en el corazón de los argentinos. Han transcurrido 47 años desde que la ruta nacional 38 fue cortada, a la altura de la plaza San Martí­n, y desde entonces el mito tomó forma, creció y se convirtió en uno de los festivales más importantes del mundo en su género.

De ahí­ en más fue el faro de la música nacional, el espejo donde se miraron miles de artistas y muchos de ellos lograron la consagración. Cosquí­n será eterno acreedor de la fama, del prestigio que lograron, el paso obligado al renombre. Y arribaron los promesantes, los cultores del folklore, con bombos, violines, charangos y guitarras, cargados de poesí­as y sueños. Poblaron las calles, se adueñaron del rí­o y plantaron por siempre la bandera de nuestras tradiciones, como baluarte inclaudicable de la identidad nacional.

Pañuelos al aire, gracia, zapateo varonil, se multiplicaron en los tablados callejeros e hicieron epopeya en el escenario Atahualpa Yupanqui, de esa plaza Próspero Molina frente a la parroquia, donde un dí­a galoparon codo con codo, como buenos criollos, el cura Héctor Marí­a Monguillot y el inolvidable Jorge Cafrune, ese "Turco" que pagó caro su canto de libertad y cuyo nombre luce grabado a bronce, en la esquina coscoí­na de La Europea.

Quizá un dí­a se cierren las puertas de la plaza. No importará. La ciudad se poblará cada enero como siempre y en cada esquina sonará una guitarra, cantará una voz y un poema cautivará el aire, se lo llevará el viento y anunciará que Cosquí­n sigue vivo.


(*) Secretario de Prensa de la Comisión Municipal de Folklore, 36º Festival Nacional de Folklore de Cosquí­n. Asesor 37ª y 38ª edición.




 ADHIEREN A
 LETRA VIVA

Alberto Blas Marconi
Aldo Giovannoni


ABOGADOS


M.T de Alvear 95

8º piso “B”

5000- CORDOBA
(0351) 153-180002
(0351) 156-802909

------------------

ESTUDIO JURÍDICO
RICARDO AGOST
San Lorenzo 105- PA
LA FALDA
(03548) 156-35828



© Letra Viva 2007
Todos los derechos reservados - Prohibida su reproducción total o parcial